Basura Cero. ¿Qué es?

Los vertederos son un elemento del último siglo. Tal y como dice Cosima Dannoritzer, autora del interesante documental Comprar, tirar, comprar (The Light Bulb Conspiracy), así como algunas civilizaciones nos dejaron pirámides y catedrales, nuestra civilización legará basura. Hemos hecho avances enormes en la tecnología, sin embargo no hemos pensado en las consecuencias de la utilización de esa tecnología. La basura no es un perjuicio que tenemos que sufrir sin remedio, sino la consecuencia de una gestión de materiales mal diseñada.

‘Basura Cero’ es un objetivo. Un objetivo que pretende no dejar que los materiales que usamos diariamente se pierdan inútilmente ni se conviertan en elementos contaminantes. Las guías para lograr dicho objetivo se pueden resumir como siguen:

Diseñar los productos para que sean reutilizados y reciclados, de manera que se dejan dos opciones para los productos que no cumplen dicha condición

  • Rediseñar los productos
  • Eliminar los productos del sistema

Basura Cero es un objetivo final, una referencia. Marca una dirección. Sebemos que no llegaremos a ese último objetivo de un día para otro. Pero hay muchos pasos que se pueden dar a corto plazo, y hace falta un programa Basura Cero para arremeter en esa dirección. El Programa Basura Cero consiste en especificar el conjunto de medidas que deben tomarse para cumplir con esas guías y en definir los plazos y recursos para llegar a dicho objetivo. Tan importante como concretar las medidas para avanzar es evitar las infraestructuras e inbersiones que puedan suponer un obstaculo para avanzar en dicha dirección. Antes de profundizar en las características del programa Basura cero, conviene explicar el problema que actualmente tenemos con los residuos, para así darnos cuenta de la necesidad de una solución y ver por dónde puede venir ésta.

Antes de seguir adelante, conviene aclarar dos conceptos fundamentales y también determinar los términos que debemos utilizar con cada uno de ellos:

Residuo Basura

Residuo: es el producto que, tras haber sido utilizado, ha dejado de ser útil para su propietario. Dicho producto y/o los materiales que lo componen pueden tener valor, si se reciclan y se utilizan para producir nuevos productos. Si no se mezclan las diferentes fracciones de residuos (papel, vidrio, envases, …), y especialmente si no se mezclan con la parte orgánica, éstas son limpias y no desprenden ningún olor apestoso. Por tanto, los residuos en sí no son un problema, sino una materia prima importante.

Hondakin organikoa

Paper eta kartoia

 

Beira

 

Ontzi arinak

Basura: se compone de elementos que no tienen ningún valor. Es habitual que la basura se genere cuando se mezclan diferentes fracciones de residuos. Mezclar los residuos hace que los materiales se conviertan en irrecuperables. La basura no se puede utilizar para producir productos nuevos y crea problemas. Estos problemas dependen de la tipología de dicha basura (problemas de salud, hedores, contaminación, problemas de espacio, plagas, …).

Zabor nahasia

El problema de los residuos

El denominado problema de los residuos tiene su origen en el modelo de gestión que se ha impuesto en el mundo. Generamos ingentes cantidades de residuos y los acumulamos, además mezclados, es decir, convertidos en basura. Veamos qué es el modelo o sistema lineal.

Sistema lineal

  • Explotar-consumir-tirar, explotar-consumir-tirar, explotar-consumir-tirar.

En el sistema lineal los materiales realizan viaje en la economía en una única dirección. Dicho viaje comienza cuando obtenemos esos materiales explotando la naturaleza. Transformar, introducir en el mercado, consumir y convertirse en basura, así termina el viaje de los materiales. El sistema lineal explota la naturaleza sin descanso para conseguir la materia prima. Así, en el sistema lineal los productos, después de ser consumidos, se convierten en basura y esta se acumula. Cada vez hay menos recursos naturales, y cada vez se genera más basura y contaminación. La recuperación de los materiales, cuando se produce, es anecdótica, se realiza en una medida muy pequeña y no vale para remediar el problema. En un mundo acotado o finito, no tiene futuro actuar como si el mundo fuera infinito. Si no lo reconducimos a tiempo, no sólo el sistema lineal, incluso nosotros no tendremos futuro.

 

Consecuencias del Sistema lineal

Los vertederos tradicionales contaminantes:

Los vertederos tradicionales contaminantes, que recogen los residuos todos mezclados y sin tratamiento para su estabilización, entre otros, producen los siguientes problemas.

Hedor, fugas de gas y plagas: como la mezcla de basuras contiene materia orgánica en putrefacción, en todo un entorno amplio se aprecia un fuerte hedor. Además, se expulsa al aire metano, uno de los causantes del efecto invernadero. Esa materia orgánica sin tratar también genera plagas de animales (ratas, gaviotas, etc.).

Lixiviados: las mezclas de basuras contienen líquidos, líquidos que generan lixivados. Se filtran en la tierra, y contaminan la tierra y las aguas subterráneas.

Condiciones de vida inferiores para los vecinos: el hedor, las plagas y el resto de contaminaciones tienen consecuencias en el nivel de vida de los vecinos que viven alrededor, cercenando el derecho que todos tenemos a una vida digna.

Problemas de espacio: vivimos en comarcas de alta densidad y necesitamos de grandes superficies para acumular la gran cantidad de basura que generamos.

Incineración:

Algunos han querido presentar la incineración como una solución a los vertederos tradicionales. Hay que dejar claro que la incineración lo único que hace es cambiar un problema por otro. En vez de solucionar el problema que tenemos con los residuos, es decir, en vez de tomar medidas para que no se genere basura, la basura se ha convertido en negocio para algunos: la incineración no es más que un nuevo problema que fomenta que generemos basura y sigamos destruyendo materiales. Incineración en cualquiera de sus formas: la propia incineración, gasificación, …

Errausketak ondorengo kalteak sortzen ditu besteak beste:

La incineración genera estos daños, entre otros:

Vertederos tóxicos: La incineración necesita de tres vertederos. De lo incinerado, el 30% se convierte en basura tóxica y dos tercios salen fuera por la chimenea.

El primer vertedero es la atmósfera, el aire que respiramos. Las partículas tóxicas que salen de la chimenea contaminan aire, tierra y agua. Se produce gran cantidad de compuestos. Dioxinas y furanos que no pueden ser frenados por los filtros, micropartículas que no pueden ser frenados por los filtros, todos ellos en el origen de algunos cánceres y que llegan a la población por medio de la respiración, y/o entrando en la cadena de alimentación.

El segundo vertedero es el que se necesita para almacenar las cepas y escorias. Estas cepas y escorias son los residuos que se quedan en el horno. Alrededor de un 25% de lo incinerado. Pueden estar contaminados con los compuestos tóxicos que se generan en la incineración y necesitan de vertederos especiales.

Por último, están los vertederos que se necesitan para las cenizas tóxicas. Son para las cenizas compuestas con las partículas tóxicas que han frenado los filtros. Esas cenizas son muy tóxicas y necesitan de tratamiento especial. Las cenizas se mezclan con cemento para evitar que se filtren y necesitan de vertederos especiales porque son muy peligrosas.

La incineración genera los siguientes daños, entre otros:

Daños en la salud: Muchos de los compuestos que genera y emite la incineradora producen daños graves en la salud y en el medio ambiente. Los compuestos más conocidos son los metales pesados, dioxinas, furanos y las micropartículas. Éstos no se deshacen de manera natural y aún a niveles muy pequeños son peligrosos para la salud, dado que se van acumulando en la naturaleza y el cuerpo. Entre los daños que producen están el cáncer, malformaciones, problemas de reproducción, etc. Para darnos cuenta de la entidad del peligro, podemos leer los consejos del ministerio español de salud para que se consuman con precaución los pescados que debido a la incineración tienen ciertos niveles de cadmio, o los consejos y acuerdos impulsados por las comisiones europeas y la ONU para evitar las dioxinas.

Daños en la economía: Al incinerarse los materiales se destruyen. Ello quiere decir que habrá que sacar de la naturaleza una vez más los materiales que necesita nuestra economía. Dejando aparte la salvajada que supone esto desde el punto de vista del medio ambiente, es totalmente enrevesado desde el punto de vista económico y energético. La industrialización se está extendiendo a cada vez más países, entre ellos los gigantes de China, India y Brasil. Cada vez hay más necesidad de materiales, para cada vez una menor cantidad de recursos. Destruir aquellos materiales que ya se han obtenido es una imbecilidad. El caso del cobre es sólo un anuncio de lo que viene. Todos hemos tenido conocimiento de ello, porque a menudo aparecen en los medios de comunicación los robos que se han disparado por el incremento en el precio de venta, debido al aumento en la demanda de cobre.

Retraso tecnológico: La incineración utiliza tecnología y construcción muy caras. Ello implica realizar inversiones durante un largo plazo de años, décadas. Según pasan las décadas esa tecnología va quedándose obsoleta

Para leer más sobre la incineración.

Consecuencias del sistema lineal: reflexión

El propio sistema lineal es el problema y en el sistema lineal no hay solución. Hay que poner en marcha un sistema que no tenga los defectos del sistema lineal.

Hay solución

El sistema circular: Basura cero

El problema del sistema lineal es plantear una gestión como si el mundo fuera infinito. Desperdicia los recursos continuamente y genera cada vez mayor contaminación. El sistema circular o de Basura cero evita todo esto. ¿Cómo se logra esto?

  • Hay que poner medidas para que los materiales que entren en el circuito económico sean recuperables. Hay que desarrollar las normativas y leyes desde el punto de vista del diseño adecuado.
  • Hay que tomar medidas para recuperar los materiales que han entrado en el circuito económico. Hay que poner en marcha sistemas de recogida para garantizarlo. Así se consigue cerrar el ciclo.

Los materiales que han sido introducidos en el circuito económico no se pierden en balde, y al mismo tiempo, no contaminan tras ser utilizados. Como estos materiales se recuperan, no hace falta obtener materiales nuevos de la explotación de la naturaleza y la destrucción del planeta se detiene.

Hay un principio de importancia capital: la responsabilidad del que obtiene rendimiento del producto no termina cuando vende o utiliza dicho producto, sino cuando el producto se recupera. Esto es, el que genera el producto tiene que asumir el costo de la recuperación del mismo. Para ello hay que adaptar las leyes. De esta manera, el que crea el producto se preocupará de que la recuperación del mismo tenga un costo pequeño y que pueda ser viable. De igual manera quien compre y utilice el producto, porque le resultará más barato comprar productos que se puedan recuperar fácilmente.

En el modelo Basura cero tan importante como completar el sistema circular es reducir al máximo dicho círculo, es decir, reducir el consumo de materiales y generar menos residuos. El residuo que no se genera no hay que recogerlo, transportarlo y tratarlo. Como en todos esos pasos se genera contaminación, reduciendo la cantidad de residuos evitamos contaminar a la vez que reducimos los costes.

Para llegar al objetivo de Basura cero hay que incidir en tres niveles:

  • Reducción: porque el mejor residuo es aquél que no se genera.
  • Reciclaje: porque los residuos no tienen porqué ser basura.
  • Investigación y desarrollo: para lo que hoy no es posible mañana lo sea

Reducción:

Tenemos que evitar convertir el residuo en basura, recogiendo los residuos de manera selectiva y reciclando. Pero no tenemos que olvidar que el mejor residuo es el que no se genera. El residuo que no se genera, no hace falta recoger, ni transportar, ni tratar. Por tanto, se necesitan menos materiales, se gasta menos energía y se necesitan menos infraestructuras, si se generan menos residuos. Así también será menor la parte que no se puede recuperar.

Muchas veces la importancia del reciclaje ha desplazado a la enorme influencia que tiene la reducción. Veamos con un ejemplo hasta qué nivel puede influir la reducción.

En este gráfico se puede nivel el nivel de reciclaje de residuos que tienen tanto Dinamarca como República Checa. Dinamarca recicla un 40% y la República Checa únicamente un 5% (lo reciclado en rojo, la basura en azul). En un primer vistazo podemos decir que desde un punto de vista de Basura cero Dinamarca es mejor que la República Checa. Pero no es así. Veamos por qué.

En el segundo gráfico, tenemos los kg. de residuos que se generan por año y habitante. En la República Checa, de promedio, se generan 300 kg. por habitante. En Dinamarca 800 kg. De esos 800 kg. en Dinamarca se recicla un 40%, por tanto en Dinamarca cada habitante genera 480 kg. de basura por año.

En cambio, en la República Checa cada habitante genera de media 300 kg. de residuos y por tanto, con un reciclaje del 5%, cada habitante genera 285 kg. de basura por año.

Se puede concluir que aunque el reciclaje es necesario, para el objetivo de la reducción de basuras es imprescindible incidir en la reducción de residuos. Por supuesto, lo más adecuado es combinar los dos factores, para así multiplicar los buenos resultados.

Para reducir los residuos que generamos se pueden tomar varias medidas. Desde normativizar o legislar los diseños de los productos y sus envoltorios, siguiendo con los programas de educación de la ciudadanía, hasta tomar medidas que neutralizan las técnicas que fomentan el consumo excesivo. Los siguientes fenómenos son utilizados para fomentar el consumo:

  • Obsolescencia programada: los productos se diseñan a propósito para que se estropeen en un periodo concreto. Es suficiente controlar el material de una pieza pequeña para tener que deshacernos de un aparato completo, por ejemplo, una televisión. Tenemos más de un ejemplo, bombillas, medias, … Este concepto es explicado perfectamente por el documental mencionado al principio: Comprar, tirar, comprar (The Light Bulb Conspiracy).
  • Obsolescencia subjetiva: aunque el producto no se estropee, se provoca, subjetivamente, ganas de tener un producto más nuevo. El caso de los móviles sería un ejemplo: después de comprar un móvil nuevo, al poco tiempo ya existen en el mercado otros mejores con no-sé-qué funciones nuevas. Por medio del marketing nos crean la sensación de tener la necesidad de un producto nuevo. La moda es otro ejemplo claro. ¿cómo puedes llevar esa ropa pasada de moda? Detrás de la pregunta tenemos el mensaje implícito “Eres un pobre ignorante excluido”, y continuamente nos empujan a consumir productos que no necesitamos y a tirar los que ya tenemos.

Reutilización

Cada vez que reutilizamos un producto dejamos de generar residuos. Alargar la vida de los productos es una de las claves para lograr el objetivo de Basura cero. Un dato para ver el efecto que puede tener la reutilización. La cantidad de vidrio que llegaba a los vertederos antes de colocar los contenedores para recogida selectiva era inferior a lo que llega a vertedero después de la colocación de estos. ¿Cómo es posible? Antes, en la compra se pagaban las botellas de vidrio, y cuando las botellas se entregaban de vuelta la tienda para ser reutilizadas, en la tienda se devolvía el dinero. Las botellas se reutilizaban una y otra vez hasta que se rompían. Así, aunque no había opción para reciclar, y todas las botellas rotas terminaban en los vertederos, la cantidad que terminaba en el vertedero era menor que la cantidad de botellas de un solo uso y que no se recogen por medio de la recogida selectiva. Otro ejemplo del efecto de la reutilización lo tenemos en los surtidores de leche. Al surtidor acudimos con nuestra propia botella. Recogemos la leche, la llevamos a casa y tras consumirla, limpiamos el envase y lo volvemos a utilizar para recoger leche. Así no se genera ningún residuo. En la imagen tenemos la cantidad de residuos que se producen al vender 100L de leche en tetrabrick. En esos residuos no aparecen los generados cuando los tetrabrick se transportan hasta el punto de venta. Más o menos, ésa es la cantidad que consumen 500 personas a diario. En Gipuzkoa somos 700.000. Podemos sacar las cuentas.

Como con la leche, también se pueden utilizar sistemas de reutilización con otros productos. En algunos lugares, como en Italia, hay surtidores para vender aceite, detergente, agua con gas, etc. Se pueden utilizar con cualquier líquido. Con los sólidos, en cambio, se pueden utilizar bolsas y tupers. En algunos pueblos se han hecho campañas para ir con el tuper a las carnicerías y pescaderías. La gente se está dando cuenta de que es más limpio y cómodo que el papel de usar y tirar. En el pueblo de Bera una pescadería ha distribuido tupers con su logo y la mayoría de sus clientes los utilizan. Han reducido enormemente el consumo de papel y bolsas. También el gasto. Cada vez son más los ayuntamientos que tras firmar acuerdos con pescaderías y carnicerías, están distribuyendo tupers entre sus ciudadanos.

No generar residuos crea beneficios y ello debería tener su reflejo en los impuestos y las tasas. Aparte de la contaminación, los papeles y bolsas crean la necesidad de ser recogidos y tratados. Y esto produce un gasto público. El que no produce dicho gasto y por el contrario crea beneficios en el medio ambiente y la salud, ¿no se merece que se le reduzcan los impuestos?

Reciclaje:

Para que los residuos que se han generado no se conviertan en basura tenemos que reciclarlos. Para ello son imprescindibles dos puntos:

  • Los productos tienen que estar hechos de materiales que se puedan reciclar y diseñados para que dichos materiales se puedan separar fácilmente.
  • Hay que facilitar la recogida selectiva. El etiquetado del producto debe informar al usuario como debe actuar.
  • Se necesitan sistemas de recogida eficientes. Si queremos un sistema circular, es imprescindible establecer medios eficaces para recuperar los materiales de los residuos. Hoy por hoy, los sistemas  que han demostrado esa eficacia son los siguientes:
    • El único sistema eficiente que actualmente se conoce es el puerta a puerta. Permite idenfificar los residuos, haciendo posible la trazabilidad de los mismos. Esta trazabilidad permite aplicar las medidas correctoras necesarias para obtener un resultado óptimo. Con este sistema se obtienen sin demasiada dificultad resultados superiores a un 80% de recogida selectiva.
    • Como complemento del sistema de recogida puerta a puerta se puede utilizar el sistema conocido como SDDR, porque es muy eficiente para recoger algunos residuos: latas, envases, pilas, …

Si los residuos se gestionan bien la cantidad de basura que se genera puede resultar anecdótica, es decir, basura cero. Para ello es necesario que los ciudadanos, pero sobre todo las instituciones, pongan en marcha programas de basura cero, programas con sus plazos y garantías, y con objetivos graduales de acuerdo con sus competencias.

Investigación y desarrollo:

El planteamineto de un modelo Basura Cero, como su propio nombre indica es no producir basura. Un modelo Basura Cero no puede dar por bueno ni un solo kilo de basura.

La basura es la prueba del fracaso de la sociedad.  Un modelo Basura Cero tiene que incluir en si mismo una linea de investigación para ver por qué no se ha conseguido reciclar ese resto y proponer soluciones.

Las razones pueden ser de diversa índole. Puede que el producto esté hecho con materiales no reciclables, puede que aunque se componga de materiales reciclables el diseño haga que sea inbiable separarlos para reciclarlos, puede que haya escapes en el sistema de recogida.

Hay que investigar cada una de esas razones, en una mejora continua, para llegar a ese último objetivo de Basura Cero.

¿Y qué hacer con los deshechos que se quedan sin reciclar?

Investigación, última separación y estabilización

Hemos visto que activando sistemas de recogida eficaces como el puerta a puerta es posible recoger selectivamente y reciclar el 80% de los residuos que se generan actualmente. ¿Qué quiere decir esto? ¿Qué reducimos la basura a una quinta parte? NO.

Como a ese 10-20% que queda le hemos quitado el plástico, el aluminio, el cartón, el vidrio, el papel y la materia orgánica, eso que queda es muy diferente de la basura que el sistema lineal genera normalmente. Como tiene muy poca cantidad de materia orgánica, no se pudre, ni produce malos olores. De todas maneras, no se puede arrojar al vertedero tal cual. ¿Qué hay que hacer entonces?

Investigación:

Por una parte hay que impulsar la investigación. Hay que caracterizar ese deshecho que queda, para saber de qué se compone. Ello servirá para diseñar las medidas que habrá que tomar en el futuro. Podemos poner como ejemplo el  centro de investigación y tratamiento de la población Italiana de Capannori. El desarrollo del plan de Gestión de residuos de Gipuzkoa proyecta también una solución en esa linea.

En este enlace, se puede encontrar información sobre el centro de investigación Basura cero Capannori.

Última separación

Con una última separación mecánica, se recuperan materiales reciclables que han terminado en el deshecho, para que ese deshecho sea todavía más limpio. Como se ha comentado antes, si anteriormente se ha eliminado la mayoría de los materiales reciclables, especialmente el orgánico, esa separación mecánica es mucho más fácil y posibilita que el deshecho se reduzca aún más.

Estabilización

Para terminar, el deshecho se trata para estabilizar la poca materia orgánica que pueda tener. Después de estabilizar, se puede dejar en un vertedero para inertes. Éste, al contrario que los vertederos contaminantes, no genera hedores, ni escapes de gas, ni lixivados contaminantes.

En la página web del grupo Zero Waste de Europa se puede observar qué posición ocupan estos tratamientos mecánico-biológicos en la filosofía Basura cero. Como se menciona, se tienen que plantear tras realizar una recogida lo más eficiente posible, y siempre junto con una línea de investigación y mejora para llegar al último objetivo.

Elkarbanatu

2 Responses to Basura Cero. ¿Qué es?

  1. cero basuras asi debe ser que campaña tan buena, y mejor aun si a nivel mundial la ponemos en practica. espectacular pensar en el desarrollo sostenible, y aun mas en conservar nuestros recursos naturales.

  2. basuras cero que campaña tan buena y aun mas si la ponemos en practica a nivel mundial.
    espectacular pensar en el desarrollo sostenible y en la conservacion de los recursos naturales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>